Algo prestado

Por admin



El aniversario de bodas de Stella (Elena Koshka) y Darren (Seth Gamble) debería ser la culminación de su viaje de amor y devoción el uno por el otro. En cambio, los invitados se están inquietando debido a retrasos inexplicables en la ceremonia. Decidido a cumplir con su deber de padrino, el hermanastro de Stella, John (Chad White), pasó todo el día tratando de salvar el evento. Pero cuando John encuentra a Stella sola en su habitación, dudando en lugar de vestirse, sabe que algo anda mal. ¿Puede John convencer a Stella de que siga adelante con la boda o tiene un secreto que podría arruinar la vida de todos los involucrados? ¿Y dónde está Darren?

Ricky Greenwood trae una de las historias de MissaX a la pantalla grande una vez más. Estos dos funcionan muy bien juntos y los resultados suelen ser buenos. Aquí hay varios tropos tabú, incluido el sexo el día de la boda, el falsocesto y el infame ideal de “hermanos antes que tacones”. Pero esta historia tiene una capa adicional de matices en la forma del tropo de la mujer bien arreglada, y podría ser una de las historias más complejas que he visto en MissaX, a pesar de la presencia de temas tan comunes. Por su parte, Greenwood hace un excelente trabajo ayudando al elenco a darle vida a esta historia. Hay algunas tomas realmente agradables que crean el ambiente, y el sexo está bellamente capturado. También creo que Greenwood hace que Koshka haga la mejor actuación que la he visto hacer, lo que le da crédito.

Con un elenco tan pequeño, todos realmente necesitan hacer algo, o la historia puede estancarse y el sexo puede perder su brillo. Afortunadamente, Greenwood ha reunido a dos de los líderes más fuertes en el negocio en Gamble and White, y Koshka está alcanzando un nivel que nunca antes la había visto. El público simpatizará instantáneamente con John y su situación, y cuando Darren finalmente aparezca, los espectadores sentirán una conexión similar con él. Pero es Koshka quien realmente da vida a la historia. Loca y manipuladora es la mejor manera de describirla, y la forma en que trata tanto a John como a Darren respalda este análisis. Sin embargo, utiliza un escenario muy conmovedor para someter a Darren a su voluntad, y este escenario representa la escritura más fuerte de la película.

Las escenas de sexo son dinámicas y aquí es donde Koshka es definitivamente el más brillante. Cuando se folla a John, se siente confiada y desesperada al mismo tiempo. Ella comienza con el control total y juguetonamente se burla de su polla con la boca. Pero una vez que la polla de John está en su coño, se convierte en un charco de sexo agradecido, hambriento y satisfecho. Ella no puede tener suficiente de él, pero tampoco puede pedirle más por más. Mientras se sube encima de él, casi muere de alegría cabalgándolo, y cuando él la folla a lo perrito, casi se puede ver que su conciencia abandona su cuerpo mientras sucumbe a las olas de placer que la recorren.

En contraste, el sexo entre Stella y Darren es terapéutico para Darren y performativo para Stella. Darren necesita a Stella ahora mismo. Su mundo se está derrumbando a su alrededor y solo la intimidad del toque de su prometido puede salvar su psique. Ella le da a Darren lo que necesita para Stella mientras obtiene algo divertido pero innecesario. Ella es mucho más libre con Darren que con John, y se muestra en la voluntad de tocar cosas como su propio trasero mientras Darren la cojea desesperadamente por ese impulso extra de placer. No es que no disfrute del sexo con Darren, pero eso no la alimenta como lo hace con John.

Este es un buen cortometraje que tiene muy buenas actuaciones. Con pornografía basada en historias como esta, cuanto más fuerte es la actuación, más efectivo es el sexo. Todos se apegan a su parte del trato, y eso permite a la audiencia sumergirse realmente en el sexo, más allá de solo ver a Koshka teniendo sexo con Gamble y White.

.



Fuente original

Related Articles

deja un comentario

Usamos cookies para mejorar la experiencia del usuario. ACEPTAR